Jordi Socías

Publicado el

Editor gráfico y ante todo fotógrafo. Jordi Socías nos cuenta en su estudio de Madrid, como su espíritu inquieto le ha llevado a conseguir trabajar siempre en primera línea en el mundo editorial español y dedicarse a lo que él califica como el mejor oficio del mundo.

Jordi-socias-ojosrojos72© Mili Sánchez

¿Cómo empezaste en este oficio?

Por mi afición al cine, porque yo hasta los 25 ó 26 años no había tenido una cámara. A partir de ese momento a través del  cine llegué a  la fotografía.

¿Te acuerdas de cuál fue tu primera cámara?

Una Pentax, no tengo ni idea del modelo. Era la Pentax. (risas)

¿Cuál fue la primera foto o fotógrafo que te impresionó?

A mí me impresionó mucho ver los libros de Richard Avedon, de Robert Frank y de Man Ray. Digamos que en la mezcla de esos tres fotógrafos encontré la chispa que me  llevó a trabajar en el entorno de la imagen. Yo lo que he hecho es aprender mucho viendo fotografía. Lo mío comienza cuando empiezo a ver libros de fotografía e intento acercarme a la visión que tienen estos fotógrafos que  me gustaban. Esa ha sido mi escuela de fotografía.

¿La última foto o el último fotógrafo que te ha hecho sentir lo mismo?

Una chica española que se llama Cristina de Middel que ha hecho un libro que se llama Afronautas. Es muy interesante porque recrea como si la llegada a la luna fuera en África.

¿Con qué cámara sueles disparar? ¿Te da igual una que otra?

Normalmente utilizo una Cannon D5 y una pequeña Leica digital. Depende para que trabajo, utilizo una u otra. Para un trabajo más en el terreno, más en la calle, utilizo normalmente la Leica, y en estudio trabajo con la Cannon

4_006-120x80-opaco

¿Tienes una óptica favorita?

No.

¿Horizontal o vertical?

Tengo cierta costumbre de trabajar para El País semanal  y otras revistas, y tiro en vertical. Pero me es indistinto, es más bien en función de cómo vea la imagen.

¿Qué prefieres disparar a tiempo y hacer lo que esperabas o no llegar a tiempo y sorprenderte?

Normalmente intuyo que hay ciertos lugares donde van a ocurrir ciertas cosas  que a  me interesan, y  le dedico un tiempo hasta conseguir lo que me propongo. A veces lo consigo y otras no. Espero bastante a veces. También hay fotografías encontradas, es el momento de la observación. Lo que me trabajo es la observación.

¿Reencuadras las fotos?

Si es necesario sí.

3_gilbertgeorge005¿Cómo te has adaptado al mundo digital?

Pues perfectamente en el sentido de que en digital trabajas mucho mejor, sabes casi siempre lo que puedes hacer, la luz que tienes. Cuando fue el momento de cambiar lo hice sin problema. El problema es como capturas la imagen y si la herramienta es mejor…

 ¿Digital o químico? ¿Porqué?

Digital, porque me parece una herramienta mucho más versátil que el químico. El químico es la sorpresa, pero ahora el laboratorio digital es de una precisión que antes no había y haces lo que quieres.

 ¿Retocas las imágenes? ¿Con que software?

Hombre lo que las hago es un tratamiento básico. Bueno en realidad yo no lo hago, yo sé lo que se tiene que hacer y doy las indicaciones precisas.

 ¿Cómo ves el panorama a día de hoy?

Yo veo que la fotografía ha conseguido el estatus de reconocimiento en estos momentos que creo que hace veinte años no tenía, al menos en España. Hoy por hoy ya tiene una concepción de arte creativo y de comunicación.

4_012-120x80-opaco

Parece Jordi, que como otro maestro al que entrevistamos en la revista, Bernard PLossu llegaste a la fotografía por el cine, sobretodo por las películas de la Nouvelle vague. ¿Que fue lo que te atrajo en un principio de estas películas?

Lo que me atrajo era la manera de montar las películas  y la secuencias que filmaban. Un ejemplo sería una película clásica como Al final de la escapada de Jean-Luc Godard. Esta película duraba en principio más de tres horas y en el montaje la redujo a una hora y media, y es muy curioso porque el montaje lo construye a base de cortes de planos que introducían un nuevo lenguaje al cine. Esto me influyó mucho y efectivamente soy hijo de la Nouvelle vague. Además cada vez me reafirmo más.

He visto en alguna parte que aprendiste fotografía por correspondencia.

Si, es que coincidió en esa época en la que tenía inquietud por la imagen, y apareció por mi casa un vendedor de cursos por correspondencia. Creo que era Agfa por correspondencia. Así que decidí hacerlo y me enviaron el curso. No aprendí con él porque hice el primer tomo, y luego ya decidí no seguir con eso. Entonces me fui a Paris, vi lo que pasaba allí culturalmente y empecé a ver libros de fotografía. Realmente el proceso entre mi decisión de ser fotógrafo y las primeras imágenes que empecé a tomar, fue muy rápido.

4_002-back-light

Comenzaste a trabajar en el semanario Cambio 16 en 1.972 ¿Como llegaste a conseguir el puesto, ya tenías un trabajo que mostrar o fueron más las ganas?

Fue  por la coincidencia de que yo empezaba a hacer fotografía y convivía con un redactor de Cambio 16, que estaba empezando también. Un día me propuso hacer una entrevista, y fui a hacer las fotos para ilustrarla,  que por cierto son horrorosas (risas), no valían nada. Pero poco a poco me fui afianzando. Yo mezclaba mi trabajo de vendedor de relojes y el de fotógrafo, hasta que decidí que dejaba los relojes (más risas). Fue una decisión fundamental en mi vida, vaya.

En estos años, a principios de los 70 militabas en el PSUC y fundas junto con compañeros la API (Agencia popular informativa) ¿Fue una iniciativa debido a la presión que sufrían los fotógrafos en esos momentos tan turbulentos? ¿Como funcionaba la agencia?

Yo me dediqué al antifranquismo y me uní con los militantes del PSUC a trabajar en la clandestinidad. Así estuve unos diez años, hasta que llegó la democracia y lo dejé. A mi lo que más me interesaba era lo yo quería hacer fotográficamente. La agencia API no era de fotografía, era una agencia de información durante el franquismo. Eran noticias que no salían en la prensa, y que nosotros enviábamos clandestinamente a los dirigentes antifranquistas. Las enviábamos por correo. Yo me dedicaba  a hacer la parte de imprenta, ya que se informaba con noticias escritas, no había fotografía. Mi novia escribía los textos en folios de color verde, luego los grapábamos y los introducíamos en sobres y los enviábamos a 200 o 300 personas en diferentes buzones de toda la ciudad de Barcelona.

4_006-back-ligh-copiar

¿Crees que en estos momentos se dan las circustancias para crear una agencia independiente de periodismo?

Ahora lo que pasa es que hay una diversidad de agencias que ya no tiene quizá tanto sentido. Si hablamos de agencias de fotografía es difícil no encontrar lo que quieres en el mundo de hoy, con internet. Está abastecido por treinta mil sitios.

En 1976 cambias tu residencia habitual y lugar de nacimiento Barcelona, por Madrid, y comienza tu carrera como editor gráfico en Cambio 16. Me imagino que tu trabajo como editor te quitaría mucho tiempo para hacer fotos. ¿Porqué decides dar este paso?

Vengo a Madrid porque le propongo a la revista Cambio 16 un cambio de  imagen para  la revista. Me dijeron que si quería hacerlo tenía que venir a  Madrid. Una de las razones de hacerme editor fue que siempre que entregaba las fotos en una revista , las colocaban  de una manera que a mi no me acababa de convencer. Entonces les propuse encargarme de la edición. Siempre he mezclado  el oficio de  fotógrafo con el de editor. Siempre me ha gustado trabajar en revistas pero nunca he dejado de ser fotógrafo.

3_014-120x80-opacoA lo largo de tu carrera has sido editor y miembro fundador de varias revistas, algunas de ellas de referencia en los años 80 como Madrid me mata, El europeo. ¿Cual fue el motivo de embarcarte en estos proyectos, no encontrabas ninguna revista que gustara para publicar tus fotografías?

Los 80 fue un momento en el que todos proyectábamos cosas de este tipo y además la gente se apuntaba a hacer todo con una generosidad tremenda, con muchas ganas de experimentar con proyectos nuevos. Por eso monté la agencia Cover en el 79, luego monto El Europeo, estoy en Madrid Me Mata, todos estos eran proyectos en los que me interesaba estar. Por ejemplo en el caso de Madrid Me Mata, trabajaba un tipo de gente que yo desconocía en el periodismo. Eso me estimuló y ayudo a desarrollarme mucho. Fue una gran experiencia.

El año 79 fue un año muy importante para ti. Expones por primera vez individualmente en la galería Spectrum¿ Que significó para ti pasar de las páginas de los diarios a las paredes de una galería?

La emoción de ver a gente que venía a ver tu trabajo, pero bueno, fue simplemente una experiencia más, tampoco le doy mayor importancia. Luego he seguido haciendo exposiciones, y hombre claro que te gusta que vengan a ver lo que haces. Pero yo  siempre he pensado que la fotografía está muy asociada al mundo editorial, creo que el libro de fotografía es uno de los soportes más interesantes para ver imágenes. Por cierto creo que se venden pocos en España.

Ese mismo año haces tu fotografía más publicada, el retrato de Salvador Dalí. He leído una anecdota acerca de la toma de esta fotografía que probablemente los lectores desconocen ¿Nos podrías contar como hiciste este retrato?dali-socias-ojosrojos

Me envió Cambio 16 precisamente a hacer este retrato. Me pareció muy emocionante. En esa época vivía en Portlligat , y nos citó una tarde. Esa primera tarde me dijo -joven yo le indicaré cuando tiene que hacerme usted el retrato, el momento preciso en que la Tramontana sople y el sol esté en determinada posición, yo le indicaré cuando me lo hace-.  Y Así pasaron tres tardes. Íbamos cada tarde a su casa, nos traían champán rosado a nosotros y a sus otros invitados. La tercera tarde me dijo -joven ahora es el momento de hacerme la fotografía- y bueno ahí está el retrato. Para mi retratar a Dalí era muy complicado. Era difícil  hacerle un retrato que no se le hubiese hecho nadie anteriormente ya que Dalí era un personaje retratadísimo. Además hay una colección maravillosa de retratos de  Philippe Halsman que era amigo suyo. Ese ha sido el retrato más publicado de todos los que he realizado durante toda mi vida, de hecho se sigue publicando.

3_bar003 3_027-70-x-4666-

La agencia Cover tambien nace de tus manos en 1979. Fue una agencia reconocida internacionalmente, y por ella pasaron fotógrafos de la talla de Gervasio Sánchez, Luis Valtueña, Chucho Lobato. Tú ya trabajabas de editor, entonces ¿Porqué crear una agencia? ¿Que echabas en falta, era un tema de censura?

Porque no existía. En esa época en España sólo había una fotografía oficial de agencia, que era la Agencia EFE, pero no existía una agencia que expresara, con gente determinada y un cierto estilo, como era la vida en España fotográficamente. Un grupo de gente decidimos montarla y lo hicimos en el Fotocentro de Madrid. Mi referencia era Magnum y con todas las salvedades entre Magnum y Cover, ha durado 30 años con las misma premisa desde el inicio;  los fotógrafos son los dueños de sus fotos. Yo al cuarto año de dirigirla y crearla me fui a hacer otras cosas pero la agencia continuó y con la misma política de propiedad intelectual de las fotografías cosa que no ocurre en EFE.

Hemos hablado al principio de la entrevista de tu amor por el cine. Durante los 80 y durante casi toda tu trayectoria has trabajado en películas haciendo foto fija. ¿Nunca has pensado dirigir una película? ¿Cual es tu película preferida?

No, dirigir una película no. Yo sé hacer una cosa, pero para dirigir hay que saber hacer muchas. Para mí el director de cine tiene que reunir unas características que yo no tengo, que me gustaría tener, pero no tengo. He asistido a rodajes para aprender y ver que ocurría en el cine detrás de lo que vemos en la pantalla. Aparte, me parece una actividad muy lenta y muy costosa y se necesita de  mucha gente. El fotógrafo eres tú y la cámara. Ser director de cine, los que lo hacen bien claro, es una genialidad. En cuanto a la película que más me ha gustado seguramente sería Al final de la escapada, como dije antes.

4_japon5

Trabajaste durante años compaginando tu trabajo de fotógrafo con el de editor gráfico para El país. ¿Crees que a los periódicos y revistas les está empezando a dar igual el nivel fotográfico de las imágenes que publican?. Existen casos donde se envia a un periodista a una entrevista con un teléfono inteligente y se le obliga a hacer el retrato al entrevistado por el mismo precio. Por otro lado también se da el caso de un periódico de Chicago que despidió a toda su plantilla incluyendo al Pulitzer John H. White como excusa de que necesitaban video.

Creo que forma parte de los recortes generales. Estamos viviendo un momento de crisis mundial, y claro, como ocurre con los redactores, y  otras profesiones, se están reajustando a este momento específico. Están cambiando el modelo de trabajo. De todas maneras lo del periodista llevando también la cámara para hacer fotos ya se ha hecho, en la prensa del corazón por ejemplo. También tiene mucho que ver con los tiempos que estamos viviendo, donde se suben  diariamente infinidad de fotos a internet y nadie sabe quien paga a quien. Es un momento de cambio que no sé bien donde nos va a llevar.

¿Crees que la profesión va camino a la extinción?3_coppola

No, yo desde luego a todo el que quiera hacerse fotógrafo le animaría muchísimo, porque para mi ha sido y es el mejor oficio del mundo. Yo con este oficio he conseguido dar la vuelta al mundo, conocer a tanta gente como he conocido, y tan interesante y además tener experiencias muy especiales. Para mí, vaya, es lo mejor que me ha pasado en la vida.

¿Que le recomendarías a un fotógrafo que quiera dedicarse a esta profesión?

Que lo haga, que no decaiga. Lo que tienes que saber cuando empiezas a hacer fotos es que debes de  tener claro en tu cabeza lo que quieres fotografiar. La técnica es importante pero sobre todo tiene que haber una actitud , tener mano y visión. Si tienes claro esto, no decaigas, ten siempre ilusión por aprender porque es el mejor oficio del mundo.

 

jordisocias.com