Librería Railowsky

Publicado el

Hace ya tiempo, tuvimos la suerte de contar con la presencia en nuestra revista de Juan Pedro Font de Mora, miembro fundador y actual responsable de la Librería/Galería Railowsky de Valencia (C/ Grabador Esteve,34 ). En aquél momento le invitamos a participar en nuestra sección La Pieza donde el invitado comenta una fotografía que le ha marcado por algún motivo. En esta ocasión le entrevistamos en calidad de librero al frente de una de las pocas librerías especializada en fotografía de España.

railowsky-revista-ojosrojos

Hola Juan Pedro. La librería Railowsky nace hace más de 30 años (se fundó en 1985) en Valencia. ¿Qué fue lo que os impulsó a abrir una librería de estas características?

La librería la montamos originariamente 3 socios, Ignacio Paes, mi hermano Pepe Font de Mora y yo. Todos teníamos vocación libresca, pero especialmente mi hermano le quería dar una doble vertiente, con dos espacios diferenciados, una primera parte de librería y otra al fondo de fotogalería, siguiendo el modelo de otros espacios parecidos en Francia y Barcelona ( La librería y galería Tartesos).

Lógicamente debería ser una librería especializada en fotografía, pero como nos parecía muy arriesgado en una ciudad como Valencia, dedicarla en exclusiva a fotografía la hicimos extensible a todo lo relacionado con imagen y comunicación.( Cine, televisión, periodismo, arte, diseño e ilustración).

railowsky5-revista-ojosrojos

Desde el principio habéis dedicado una parte del local donde se encuentra la librería a exponer a fotógrafos (además de presentar libros y otras actividades) . Viendo la lista de la gente que ha expuesto nos sorprende el altísimo nivel de los fotógrafos (Alberto Schommer, Ramón Masats, Xavier Miserachs, Bernard PlossuXurxo Lobato, Jean Dieauzaide,  Gary Winogrand, Mary Ellen Mark,  Castro Prieto, Tina Modotti, Juan Rulfo …) ¿Cómo conseguisteis juntar a tantos maestros en vuestra galería?

Bueno, se podría decir que fue una mezcla de suerte, coherencia, trabajo y unas dotes extraordinarias para las relaciones públicas de mi hermano Pepe. Yo me encargaba fundamentalmente de la librería y Pepe de la sala de exposiciones. Esta división clara del trabajo también fue fundamental.

Por otro lado, teníamos clara una línea que era la de apostar por los fotógrafos “clásicos”, la fotografía en blanco y negro, documental, de fotorreporteros formados en los años 50,60 y 70 , así como nuevos valores que empezaban en los años 80, como Chema Madoz que expuso en  noviembre de 1985, justo un mes después de abrir Railowsky. Fue la segunda exposición que realizamos. La primera fue del fotógrafo navarro Carlos Cánovas.

railowsky8-revista-ojosrojosEn los años 80 la fotografía en España vivía un boom, estábamos en lo que he llamado “la edad del entusiasmo”, y no solo lo era a nivel fotográfico, lo fue a otros muchos niveles, casi todo estaba por construir. Luego ya vendría el desengaño.

Railowsky nace en esa época y enseguida conecta a la perfección con fotógrafos como Ramón Masats del que realizamos una exposición basada en su libro “Neutral Corner”, con Miserachs, Schommer, Cualladó, Plossu. Se genera una empatía muy fuerte entre ellos y Railowsky, y lógicamente, una cosa lleva a la otra.

Por otro lado mi hermano Pepe es un maestro en el tema de las colaboraciones. Trajimos a Tina Modotti, si no me equivoco la primera vez que se realizaba una muestra de ella en España, gracias a la colaboración con la embajada de México en España. En muchos casos con esfuerzo e imaginación se pueden conseguir cosas increíbles.

También expuso en Railowsky el mismísimo Cartier-Bresson, a través de un contacto epistolar mínimo, su generosidad y el patrocinio del ayuntamiento de Ontinyent ( Valencia ) y los contactos de Centro Andaluz de la Fotografía. Como podéis ver, trabajo en equipo.

Fundamental fue también la ayuda y colaboración con determinadas personas importantes dentro del panorama fotográfico español de los años 80 y 90 como la coleccionista Lola Garrido. Gracias a ella pudimos traer a fotógrafos de la valía de Garry Winogrand, Sally Mann o Frank Horvat  .

Otras colaboraciones interesantes fueron, por poner un ejemplo, con la galería de fotografía Château d´eau de Toulouse, por entonces la más visitada de Francia, y eso que está en el sur. Entonces la dirigía el gran fotógrafo francés Jean Dieuzaide que, por supuesto, también expuso en Railowsky. Llegamos a realizar varios intercambios de exposiciones colectivas importantes.

railowsky7-revista-ojosrojos

En la librería podemos encontrar una gran selección de libros de fotografía, así como libros de  diseño, ilustración, periodismo, imagen y sonido, poesía y libro infantil con ilustraciones de calidad. Dispone también de un pequeño apartado de libros de narrativa y ensayo muy seleccionados. ¿Esta selección de libros la tenéis desde los inicios o habéis ampliado el abanico de la selección por necesidades comerciales?

Ya lo comenté al principio, desgraciadamente Valencia no tiene el volumen de población suficiente para poder vivir en exclusiva de la venta de libros de fotografía. Eso nos llevó a diversificar ya en 1985. Estamos en 2016 y la situación no ha cambiado, lo cual demuestra la falta de políticas culturales eficaces.

Quizás si potenciáramos la venta por internet podríamos vivir en exclusiva de los libros de fotografías, pero ni es el espíritu de Railowsky basado en el contacto humano con el cliente, ni disponemos de la infraestructura suficiente para mantener una página web realmente competitiva.

railowsky3-revista-ojosrojos

Hoy en día la profesión de librero puede clasificarse como «profesión de alto riesgo» viendo las estadísticas de la cantidad de librerías que cierran a lo largo del año y la feroz competencia de gigantes como Amazon y Ebay. ¿Cómo logra sobrevivir a esta tempestad Railowsky?

Nuestra fórmula siempre ha sido la de realizar múltiples actividades culturales. Railowsky no es solamente una librería y fotogalería. Es un espacio que mantiene una actividad cultural constante. Dentro de Railowsky se realizan una media de 3 a 4 actividades al mes. Prácticamente una cada semana. Estamos hablando de presentaciones de libros, pases de películas, exposiciones, veladas poéticas, mesas redondas, talleres de escritura creativa y fotografía… La sala de exposiciones se ha convertido en un espacio “multiusos” que transciende a las meras exposiciones.

Si a eso le añadimos la actividad exterior, la suma de todo nos da el secreto de nuestra capacidad de supervivencia. Realizamos muchas salidas a festivales de fotografía, universidades, escuelas especializadas, seminarios de fotografía y cine… Si te quedas de puertas adentro, te acabas muriendo,

Todo esta actividad no la puede realizar ninguna plataforma digital, por muy potente que sea.railowsky1-revista-ojosrojos

Hace poco los directores Rafa Casañ y David Molina rodaron un documental llamado «Universo Railowsky»  en el que participaron fotógrafos de la talla de Alberto García-Alix, Chema Madoz, Alberto Schommer y Bernard Plossu ¿De qué trata el documental?

El documental “Universo Railowsky” es una particular historia de Railowsky realizada en clave de documental.  Se basa en mis eternas dudas sobre si realmente compensa el esfuerzo de mantener Railowsky dadas las tremendas dificultades económicas que comporta.

Personalidades del mundo de la fotografía( Alberto García Alix, Bernard Plossu, Alberto Schommer, Chema Madoz, Pedro Hernández, Lola Barcia y Marinela Forcadell (Fotolateras)entre otros, a través de entrevistas, me van animando a seguir adelante. Está realizado en clave de humor y tiene un importante valor didáctico.

El origen de la idea del documental parte de la voluntad de dejar constancia audiovisual de que hubo una época, a caballo entre los siglos XX y XXI, en que existió un tipo de comercio cultural especializado en fotografía con unas características muy particulares. Es también una defensa de los pequeños comercios culturales.

Afortunadamente, colaboró en el proyecto la Filmoteca Valenciana, lo cual asegura su conservación y difusión.

¿Qué es Beerlowsky?

Es un proyecto fotográfico – etílico. Surge a partir de una conversación con las Fotolateras ( Lola Barcia y Marinela Forcadell) que por negocios propios ya tienen su propia cerveza, “La Guapa”. De común acuerdo decidimos lanzar la cerveza de Railowsky para celebrar nuestro 30 aniversario. Acababa de nacer la Beerlowsky, para ser consumida en el instante decisivo.

Las particularidad de esta cerveza es que cada botellín tiene una fotografía distinta ( hasta ahora más de 40, y el proyecto no ha terminado ).

Fotógrafos de lugares muy diversos ceden una fotografía que se convierte en la etiqueta de la cerveza, convirtiendo el objeto en pieza de coleccionista. En noviembre de 2015 realizamos una exposición con las botellas y las fotografías colgadas en nuestra sala de exposiciones para celebrar los 30 años de la librería y fotogalería.beerlowsky1-revista-ojosrojos

El proyecto sigue y dentro de poco irá al Festival Imaginaria, fotografía en primavera, que se celebra en Castellón el mes de mayo.

Por otro lado, comprando la Beerlowsky ayudas a mantener el proyecto cultural de Railowsky, ya que de cada cerveza se saca un beneficio de 1 € ( cuesta 2,90 € ), y eso se invierte en la actividad cultural de Railowsky. Es un minimecenazgo muy placentero. Te “coloca” en una buena óptica fotográfica.

En el año 2009 se creó la asociación cultural -sin ánimo de lucro- “Amics de Railowsky” (Amigos de Railowsky) ¿Qué ventajas tiene pertenecer a la asociación?

Lo primero que hay que decir es que Amics de Railowsky se creó con el objetivo de apoyar la actividad cultural que se desarrolla en la librería. La mayoría de personas que son socios/as lo hacen por “amor al arte”, pero también tienen sus ventajas, como es lógico. Pueden participar en una exposición colectiva que se realiza con carácter anual durante los meses de septiembre u octubre, y además se puede invitar a otros amigos o amigas a que participen. Se trata de una exposición muy festiva.

También tienen derecho a utilizar el espacio de la sala de exposiciones para actividades relacionadas con la fotografía , o similares, siempre que haya disponibilidad y lo comuniquen con cierta antelación.

La asociación también realiza otras actividades como viajes, fotolibro – fórums, y por supuesto, fiestas.

La única obligación que existe es pagar una cuota anual de 60 €, que para parados y socios externos ( que vivan lejos de Valencia) es de 30 €.

railowsky4-revista-ojosrojos

Entre las muchas actividades que se hacen en la librería, está la de Las Carpetas de Fotografía de Railowsky. ¿Qué son estas carpetas y cómo se pueden adquirir?

Las carpetas Railowsky surgen en el año 1999 con el objetivo de potenciar el entonces incipiente mercado de la fotografía. Se trata de vender copias de calidad en proceso químico-analógico, sobre papel baritado, realizadas con positivados de calidad. En algunos casos las copias las revelan los propios autores, y otros son realizadas por profesionales de la talla de Juan Manuel Castro Prieto, Mario Parralejo, Carlos Cánovas o Mario Rabasco, por poner unos ejemplos.

El proyecto tenía un carácter anual y participaban entre tres a cuatro fotógrafos. Se realizaba un tiraje limitado de 25 copias de una fotografía representativa del autor.

En la primera carpeta participó Chema Madoz y Rafael Sanz Lobato, ambos Premios Nacionales de Fotografía, junto a Chema de Luelmo, un autor valenciano menos conocido, ya  que en un principio, queríamos dar oportunidad a jóvenes creadores.

Después vinieron fotógrafos de la valía de Carlos Pérez Siquier, Alberto Schommer, Bernard Plossu, Frank Horvat, Carlos Cánovas, Cristóbal Hara, Humberto Rivas, Javier Campano, Luis Baylón o Vari Caramés entre otos muchos.

Era y es una forma de promocionar el coleccionismo fotográfico a precios asequibles. Todavía quedan fotografías de las carpetas, aunque muy pocas. Si alguien desea adquirirlas, no tiene mas que ponerse en contacto con Railowsky

railowsky2-revista-ojosrojos

El fotolibro está de moda (o eso se rumorea). Para alguien que no se haya iniciado en ese mundo, ¿podrías recomendar diez títulos que te parezcan imprescindibles en una buena biblioteca fotográfica?

Es cierto que el fotolibro está de moda, otra cosa es que se vendan, pero no todos los libros de fotografía son fotolibros.

El fotolibro tiene unas características muy particulares, como que suele tener poco texto o ninguno, que cuenta historias muy personales y bastante subjetivas. En muchos casos son como diarios íntimos de los propios creadores. Suelen ser autoediciones de tiradas muy cortas, y la gran mayoría se mueven en circuitos muy restringidos.

En España hay una gran escuela de “fotolibreros”, si esa palabra pudiera decirse. Empezando por los archiconocidos Cristina de Middel, Ricardo Cases, Eduardo Nave, Juan Valbuena o David Jiménez, también podría citar autores valencianos con trabajos muy interesantes como Pablo Casino o Mario Zamora, aunque hay muchos más .

 

Por último, ¿tienes algún libro de fotografía favorito? De ser así ¿porqué ese en concreto?

Mis libros favoritos (algunos )

51W86XXPZSL._SX258_BO1,204,203,200_1 – “In the American West” de Richard Avedon. 1ª edicición de 1985 , editado por Thames and Hudson

Este es un libro al que le tengo especial cariño por varias razones. La primera es el año de la edición , 1985, el mismo año que abrimos la librería.

El otro es el formato, un libro grande con unas tapas duras recubiertas con tela de saco, una metáfora que hace referencia a la América profunda y rural que tan bien retrata Avedon.

Otra curiosidad es cómo se dedicó durante 5 años ( 1979 – 1984 ) a fotografiar a estos personajes anónimos (granjeros, mineros, prostitutas, empleadas de supermercado, presos, vaqueros,…) del oeste americano.

Iba con una furgoneta con todo el equipo (cámara de gran formato), y cuando veía alguna persona interesante, le pedía permiso, montaba un estudio improvisado a plena luz del día y en la calle, ponía un fondo blanco con unas sábanas, ¡Y pumba!, fotón. El resultado es demoledor.

 

2 – “MANILA” de Ricky Dávila, publicado por Gran Sol en 2005, con textos de Alberto García Álix .

Este libro tiene un valor sentimental dado que siempre me ha gustado, pero lo tuve durante años y años en la librería sin conseguir venderlo, lo cual me sorprendía. Al final me llamó un cliente desconocido de Salamanca que deseaba comprarlo. De broma le dije que no se vendía, que le había cogido cariño. Él me insistió indicando que para su pareja era importante tenerlo ya que acababan de adoptar un niño filipino, y el libro les recordaba las peripecias de su viaje a Filipinas. Lógicamente, se lo vendí.

Unos años después tuve el privilegio de conocer personalmente a Ricky Dávila en un viaje a su Centro de Fotografía en Bilbao. Ahora tengo la suerte de tener un ejemplar de ese libro dedicado por Ricky, aunque casi lo pierdo, aunque esa es otra historia…

El libro es una delicia, conjugando dureza y ternura en los fantástico retratos. Ricky Dávila es uno de los grandes maestros de lo que podríamos llamar el “viaje fotográfico subjetivo”.

 

chema-madoz-objetos-1990-19993 – “Chema Madoz” , catálogo del Reina Sofía, del año 1999. Diseñado y maquetado por Mauricio d´Ors.

Se trata de un catálogo monográfico de la exposición que realizó Chema Madoz en el CARS, el primer fotógrafo español en hacerlo. El diseño de Mauricio d¨Ors lo convierte en una pieza de museo, nunca mejor dicho.

Otro detalle que lo hace especial para mi es que está dedicado por Chema Madoz justo en la página de la fotografía que Railowsky tiene en su colección, una hoja seca escrita máquina.

 

Nada más, sólo desearle ¡larga vida a Railowsky!

 

railowsky.com

 

 

Una respuesta a “Librería Railowsky”

Deja una respuesta